In the sunshine of your love

Publicado: mayo 11, 2011 en Cine y música

Me gustan los covers, tanto, que bien se puede decir que los colecciono por interés más que gusto. Hay algo en ellos que encuentro apasionante, y es la posibilidad de ajustarlo al toque personal sin que se altere la esencia del track como se conoce hasta el momento. Si bien se puede enumerar cualquier cantidad de versiones sobre una canción, quizá son dos covers los más famosos desde finales de los sesenta a la fecha: With a little help from my friends, de Joe Cocker y Stand by me, de Cassius Clay.

Ambos tienen la peculiaridad de haberse convertido en íconos por la simple circunstancia del momento social que se vivía en Estados Unidos, es decir, la lucha por el reconocimiento de los derechos civiles de la población afro, y los últimos resquicios del peace & love, en Woodstock.

Siguiendo esta lógica, y fiel a su estilo, a finales de 2010 Santana  publicó lo más cercano a un “disco homenaje” a las canciones que son hitos para la cultura de su tiempo, vaya, de las canciones, pues no necesariamente corresponden al mexicano.

No es raro entender que desde Santana y Abraxas, sus primeras grabaciones de estudio, el ritmo latino sea su condicionante ya que, como es de esperarse, la lead guitar siempre es la que manda y el jalisciense para eso nadie le gana.

En fin, Guitar heaven tiene al menos tres características que lo hacen no tan difícil de escuchar: la selección de temas, los vocalistas y, por supuesto, los arreglos a los originales. Así, el repaso es obligado por Creedence clearwater revivial, con Fortunate son, misma que a partir de la guerra de Vietnam se convirtió en una suerte de “himno” durante las campañas de reconocimiento que podrían durar semanas enteras. A ello se une el tono de voz, estridente y elevado, de Scott Stapp que soporta el ritmo adapatado de Santana.

De Cream incluye Sunshine of your love, que apareció en el segundo álbum de estudio del trío inglés, Disraeli gears. Sobre ésta, las vocales, a cargo de Rob Thomas, con quien trabajó en el primer single de Supernatural, en 1999; logran apuntalar de manera discreta los riffs principales con las guitarras secundarias y los coros, logrando que ningún elemento esté por encima de los otros. Aún sin ser la única del género, hay que destacar que esta versión puede estar a la altura de la de Hendrix, realizada en 1968, al igual que la de 2005, editada para el álbum Under cover de Ozzy Osbourne.

Smoke on the water se convierte en un buen pretexto para que se aprovechen los “tiempos muertos” entre la voz de Jacoby Shaddix y las percusiones que, tal pareciera, se dedicaran a perseguir los acordes del mismo Santana. Por otro lado, durante el solo no se ofrece mayor sorpresa que las cuerdas aprovechando la renta del estudio, pero con todo ello vale siempre y cuando se tome en cuenta el referente que dio origen a la letra de Deep purple, una vez que superaron el gusto por The beatles, mismo que los llevó a grabar Help! En su disco debut, Shades of deep purple, en 1968.

While my guitar gently weeps logra una curva debido a la transición de la guitarra acústica a la eléctrica, así como la voz de Chris Cornell. Sin embargo, ésta recuerda un poco a la homónima que se incluyó en la banda sonora de Across the universo, en 2007, y que Martin Luther McCoy alcanzara, sin ser cantante profesional, darle gran énfasis a la letra incluso, superior por momentos, a la lista que ofrecía I’m Sam, en 2001.

Abriendo la secuencia, Chris Cornell saca las tripas por la boca haciendo casi lo necesario para llegar a los tonos bajos que solía tener Robert Plant, y demuestra que, sin malear su voz, como el inglés, puede ofrecer una versión más que aceptable de Whole lotta love. Por desgracia, lo opaca la inclusión de varios solos alternos que anexa Sanatana durante varias partes de la canción aunque, no por ello, deja de ser el mejor track de todo el disco.

Creo que, después de todo, mi percepción sobre Santana no cambia mucho después de “soplarme” su Guitar heaven; vamos, no se trata de lo mejor que haya publicado, ni mucho menos se acerca al ataque de caderas que solía provocar a las “gringas” urgidas del latin power cuando iniciaba con esa melenota y los trajes con su pecho encuerado.

Aunque si lo vemos con calma, la ausencia de material de estudio se acrecentaba desde 1999, y a estas alturas era necesario un buen pretexto para mantenerlo vigente, pues una vez más se demuestra que el egoísmo de una guitarra líder no basta para ser esa leyenda que tanto ha buscado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s